Arthroscopy for meniscal injuries

TRATAMIENTOS

Artroscopia para tratamiento de lesiones del menisco

Artroscopia para tratamiento de lesiones del menisco

 

La artroscopia de rodilla es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva, en la cual se accede al interior de la rodilla por medio de dos incisiones de aproximadamente un centímetro, denominadas portales artroscópicos.  Por uno de estos portales se introduce el artroscopio, que es una cámara unida por una fibra óptica a un monitor de televisión, que permite acceder a todos los espacios de la articulación y reproducir con una gran calidad las imágenes en la pantalla del monitor. Por otro portal se introduce el material necesario para la operación: ganchos, pinzas sacabocados, pinzas de agarre, etc. De esta manera el cirujano realiza su intervención observando el monitor de televisión mientras el instrumental se convierte en una prolongación de sus manos.

Las lesiones meniscales se tratan por artroscopia. La mayor parte son rotura de uno o ambos meniscos, que pueden adoptar diferentes formas y abarcar más o menos extensión del menisco. Su diagnóstico se confirma con una resonancia magnética.

artroscopia

El tratamiento va encaminando a preservar la mayor parte del menisco posible. En la Clínica Adler intentamos realizar, siempre que se pueda, una reparación del menisco, que consiste en suturar el fragmento roto del menisco, mediante el uso de implantes unidos a hilos de alta resistencia.  En la actualidad hay multitud de sistemas diferentes.

La reparación meniscal es la mejor manera de preservar el menisco, pero no siempre se puede llevar a cabo. La recuperación tras la operación de sutura meniscal es más lenta, porque requiere limitar la movilidad de la rodilla y evitar el apoyo durante unas semanas.

Cuando el menisco no es reparable se realiza la técnica denominada meniscectomía, que consiste en recortar el fragmento del menisco roto. A pesar del avance en las técnicas de reparación meniscal, la meniscectomía sigue siendo la técnica más utilizada en las roturas meniscales.  La recuperación tras la misma es rápida, porque permite una movilidad de la rodilla inmediata y caminar con apoyo desde el primer momento, con la ayuda de unas muletas.

Hay otro tipo de lesión meniscal, la desinserción de la raíz meniscal, en la que se produce un arrancamiento de la fijación del menisco a la rodilla. Su tratamiento es más complejo, requiere reinsertar o re-anclar el menisco mediante túneles transases.

El resultado del tratamiento de las lesiones meniscales es en general bueno, siempre que la indicación esté bien realizada, es decir, que la lesión de un menisco captada en una resonancia magnética se corresponda con el dolor del paciente.