Platelet-rich plasma injections

TRATAMIENTOS

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas

 

Las infiltraciones son inyecciones de un determinado producto en la rodilla o en un tendón.  En el caso del plasma rico en plaquetas se trata de un producto autólogo, es decir, del mismo paciente, que se obtiene mediante una extracción de una pequeña cantidad de sangre de la persona. Es suficiente con una jeringa mediana, de quince centímetros cúbicos.  Mediante una centrifugación de la sangre obtenida se consigue un concentrado de plaquetas, que aportan factores de crecimiento con propiedades antiinflamatorias y regeneradoras.

Las indicaciones son muy amplias. Se puede usar como tratamiento aislado en diversas patologías, como tendinitis rotuliana o de otra localización, alteraciones del cartílago o sinovitis mecánica. En otras ocasiones se usa como complemento tras el tratamiento quirúrgico de lesiones meniscales o del ligamento cruzado anterior.

El tratamiento se realiza en la consulta, no se necesita estar en ayunas o una preparación especial. Tras la obtención del plasma rico en plaquetas se inyecta en la zona deseada, bien dentro de la rodilla o bien en el tendón afecto. Normalmente son necesarias tres infiltraciones, separadas por unas semanas.

Los resultados dependen de cada caso en concreto, de manera que a la hora de indicarlo se ofrece al paciente una estimación de su efecto.

Si se siguen las normas básicas de esterilidad no tiene efectos secundarios, ya que es un producto obtenido del propio paciente.

Infiltraciones
Infiltraciones

Infiltraciones de corticoides y ácido hialurónico

 

Además del plasma rico en plaquetas hay otras sustancias que podemos emplear, según el caso.

Los corticoides son un medicamento con un potente efecto antiinflamatorio. Son útiles en dolor agudo de rodilla, sobre todo relacionado con un episodio de inflamación en la artrosis de rodilla o de una tendinitis. Se ha de usar con precaución, porque su uso indiscriminado puede provocar degeneración tendinosa.  Pero bien indicado es útil para solucionar una tendinitis aguda o para aliviar el dolor de una artrosis y retrasar su tratamiento quirúrgico.

El ácido hialurónico es una sustancia presente en el líquido sinovial de las articulaciones y en otros tejidos del cuerpo humano. La inyección de ácido hialurónico en la rodilla tiene efecto antiinflamatorio y regenerador, de manera que podemos controlar una artrosis de rodilla no avanzada mediante una infiltración periódica de esta sustancia, habitualmente cada seis meses.

Ambas sustancias son productos industriales, y como tales pueden provocar efectos secundarios.

Las infiltraciones se realizan en la consulta