Knee replacement (arthroplasty)

TRATAMIENTOS

Prótesis de rodilla

Prótesis de rodilla

 

Consiste en la sustitución de las superficies articulares de la rodilla por un implante compuesto por dos componentes metálicos, que se anclan o adhieren a los extremos óseos de la articulación, unidos por un componente de polietileno, que es un plástico extraordinariamente duro y resistente.

Está indicada en personas con artrosis de rodilla en las que dolor y la deformidad de la rodilla limitan severamente su calidad de vida. Es una indicación individualizada, de acuerdo con el estilo de vida y las pretensiones de cada persona. Está contraindicada en personas con un dolor leve o limitado en el tiempo de la rodilla, sin artrosis significativa, en las que un tratamiento médico es suficiente. También está contraindicada en pacientes afectos de una enfermedad grave, en cuyo caso la operación pueda poner en peligro su estado general.

La prótesis puede ser total, cuando se sustituye toda la articulación, o parcial, cuando se sustituye solo una parte de la articulación. En la Clínica Adler intentamos ajustar el mejor tipo de prótesis para cada paciente. Aproximadamente un quince por ciento de los pacientes con artrosis de rodilla se puede beneficiar de una prótesis parcial, evitando así el sacrificio de toda la rodilla.

No hay una edad límite para su colocación. Normalmente la artrosis afecta a personas de más de sesenta y cinco años, pero hay casos en los que la afectación ocurre antes, sobre todo cuando la persona ha sufrido algún factor causante en su juventud, como la extirpación de meniscos, rotura del ligamento cruzado o fractura de la rodilla. En estas situaciones, un hombre o una mujer de mediana edad, sana, activa, pero limitada por la incapacidad de su rodilla, puede beneficiarse de una prótesis que le permita mantener su estilo de vida.

Prótesis de rodilla

Es una operación técnicamente difícil. Conscientes de que una gran parte de los fracasos de esta operación viene dada por un error biomecánico en su ejecución, en la Clínica Adler utilizamos un navegador de última generación, BrainLab 3.1, que nos permite calcular en cada momento los cortes que se realizan con una exactitud de 0,5 milímetros, y las orientaciones de los componentes con una precisión de 0.5 grados.

En la Clínica Adler nos esforzamos en conocer las necesidades de cada persona, aconsejando la intervención cuando estamos seguros de que no hay otra opción para mejorar su calidad de vida. Los resultados son en general buenos. Damos por sentado que la persona va a volver a caminar, moverse, subir escaleras, andar en bicicleta, caminar por un sendero fácil, bailar, salir con sus amigos, dormir… sin dolor significativo. Pero no va a poder realizar un deporte exigente con la rodilla, como el fútbol, tenis o baloncesto, ni va a poder realizar excursiones extenuantes. Una prótesis de rodilla debe facilitar un día a día normal, sin demasiadas molestias.