Revision of knee replacement

TRATAMIENTOS

Recambio de prótesis de rodilla

Recambio de prótesis de rodilla

 

El recambio de prótesis de rodilla consiste en reemplazar una prótesis que ha fracasado, es decir, que no funciona bien, por otro implante que devuelva a la persona la capacidad de usar su rodilla sin dolor o limitación.  A la prótesis que se coloca por primera vez se le denomina prótesis primaria.

Las causas de fracaso de una prótesis de rodilla son múltiples. La más obvia y comprensible es el aflojamiento mecánico de la prótesis. Con el paso de los años la unión entre la prótesis y el hueso se va deteriorando, y el material de la misma, especialmente el polietileno (pieza de plástico que une los componentes metálicos de la prótesis), se va desgastando, ocasionando síntomas similares a los de una rodilla con artrosis: dolor, deformidad, rigidez, etc.

Pero hay ocasiones en que una prótesis de rodilla produce dolor al poco tiempo de haberla colocado o incluso no llega a aliviar el dolor del paciente en ningún momento.  El paciente suele contar que, tras unos meses sin dolor, la rodilla comienza a molestarle, cada vez más, hasta llegar a un punto en que la incapacidad es incluso mayor que antes de la operación. Son casos en los que es difícil diagnosticar la causa del fracaso, porque la mayoría son debidos a una inestabilidad de la articulación, es decir, a un error biomecánico en la colocación de la prótesis. Son situaciones desesperantes para el paciente, porque a la decepción del mal resultado de la prótesis se une la dificultad de descubrir la causa del fracaso.

Recambio de prótesis

En el estudio de rodilla con prótesis dolorosa se obtiene una historia detallada de las circunstancias de la misma. Se completa con unas radiografías en diversas proyecciones, y en algunos casos se hace un análisis de laboratorio tanto de sangre como de líquido. Además, en la Clínica Adler el uso del navegador BrainLab en la prótesis de rodilla primaria  nos proporciona datos sobre la biomecánica de la rodilla que nos permite comprender mejor por qué puede fallar una prótesis de rodilla.

El recambio de prótesis de rodilla es una operación compleja. Se ha de planificar con esmero, teniendo en cuenta la pérdida ósea que inevitablemente nos vamos a encontrar. Se utilizan implantes con un mayor sistema de anclaje, normalmente en forma de vástagos y vainas, que son unos suplementos metálicos que rellenan los defectos óseos a la vez que aumentan la fijación.

En la gran mayoría de los recambios la evolución postoperatoria es parecida a la de una prótesis primaria. Desde el primer día el paciente puede apoyar y movilizar la rodilla, y se sigue de una rehabilitación encaminada a recuperar la capacidad funcional de la rodilla.